domingo, 27 de septiembre de 2009

El TAMAÑO del sector público en Dinamarca

Esta es la entrada más reciente del blog de un amigo, me parece muy certera su comparación tomando en cuenta la coyuntura actual.  

Este es el enlace a su blog: "un diario danés"


En Dinamarca el sector público constituye más de UNA TERCERA PARTE de la fuerza laboral (nada inusual en Europa). Los empleados públicos son reunidos en distintas uniones y federaciones a nivel municipal, regional y central. Los salarios y los beneficios que reciben son SOLIDOS. Y sin embargo (?)  el país es extremadamente eficiente, al punto de ser la 5ta economía más productiva a nivel  mundial, según algunos índices. Es una de las economías más “ libres” del mundo A LA VEZ que constituye uno de los ‘welfare states’ proporcionalmente más grandes. 

Los daneses son ‘la gente más feliz del planeta’ (2006-2008) a pesar (?) de que pagan los taxes más altos del mundo. Aunque la crisis global ha hecho aumentar el desempleo son la tercera economía con más alto nivel de ocupación en el mundo, y tienen la menor ‘desigualdad salarial’ del planeta (2008), del cual son también la ‘nación menos corrupta’. Claro que hay transformaciones y re-estructuraciones, algunas de ellas inconcebibles en nuestros cálidos suelos (por ejemplo la reducción del número de municipalidades de 214 a 98 hace dos años). Pero los procesos al menos son transparentes y son discutidos públicamente hasta la saciedad, incluso dentro del ligeramente vergonzoso giro a la derecha de hace unos años. En todo caso, no nos mamemos este espectáculo de un gobierno desembarazándose de sí mismo como si no hubiera otra opción. 

Parafraseando al líder ideológico de Fortunio, el gobierno no es la solución.. pero tampoco es EL problema. El gobierno es el gobierno, y cada pedazo de él es en parte un logro histórico y en parte un recurso presente y en parte un futuro posible. Aquí en Dinamarca el gobierno es grande y muy eficiente. Todos mis encuentros con funcionarios daneses, que ya son bastantes por mi situación inmigratoria, me han mostrado empleados con muy buena disposición, bien competentes, y aparentemente felices. Me trepo en una montaña noruega desde donde veo un mundo trastabillante, dándose guatapanazos una y otra vez contra las mismas repugnancias golosas del mismo neoliberalismo asalchichonado, y grito: Gobierno Grande Y Eficiente …AHORA!!

jueves, 24 de septiembre de 2009

Fortuño está "In"

In-aceptable, In-admisible, In-defendible, In-justificable, In-tolerable, In-sostenible, In-verecundo…

No puedo ni imaginar la In-certidumbre por la que están pasando los miles de empleados públicos ante el In-minente In-fortunio que les espera.  En tan solo horas saldrán las cartas de despido que pueden afectar a más de 20 mil padres y madres de familia. 

In-válidas e In-sensibles son sus In-tenciones señor Fortuño. 

Es una In-solencia el tirar a la calle a trabajadores con el pretexto de ahorrar, cuando solamente su oficina en Fortaleza mantiene contratos con publicistas por más de 48 millones de dólares.  (Es equivalente al salario promedio de más de 2,000 empleados públicos.)  In-negablemente A&O Solution, Blue Box Media, MC Relativity, De la Cruz y Asociados formaron parte de su equipo de campaña, y ahora In-sólitamente reciben In-centivos de su parte.  Esto es un In-sulto al In-telecto del pueblo.  No nos dejaremos In-toxicar con una In-tensiva campaña de relaciones públicas para lavarse la cara, que ya comenzó. 

No es que padezca de In-habilidad para gobernar (como dicen algunos).  Lo hace In-tencionadamente, es parte de su agenda para favorecer a los grandes In-tereses,  su condición de clase lo hace In-herente a este tipo de acciones.  Estos despidos In-merecidos, no son In-defectibles como argumenta usted.  Da asco ver su In-diferencia e In-dolencia. 

No venga en el 2012 a pedir In-dulgencias…. 

miércoles, 23 de septiembre de 2009

La rabia se siente en la piel: 4 años después

Aquella tarde del 23 de septiembre de 2005, todo cambió.    Bajaba de Lares camino a WKAQ luego de pasar toda la mañana cubriendo los actos de conmemoración del 137 aniversario del Grito de Lares. 

Los celulares no paraban de sonar, comentaristas radiales hablaban del posible asesinato de Filiberto Ojeda Ríos a manos del FBI en Hormigueros, Puerto Rico.  Al principio no lo creía, cada cierto número de meses escuchábamos rumores de su muerte o arresto, estaba sumida en el cuento de Pepito y el lobo. 

Esta vez el lobo llegó de verdad, y no vino solo.   El Gobierno de Puerto Rico, la policía estatal y municipal colaboraron en la emboscada que el FBI organizó desde Washington para matar a un líder independentista que ya tenía 72 años y que no representaba ninguna amenaza real. 

Mi día de trabajo, que había comenzado a las 7 de la mañana, se extendió hasta las 11 de la noche.  Fue una de las experiencias más enriquecedoras en mi carrera profesional.  Pude ver de primera mano como el pueblo se auto convocaba para repudiar este vil crimen.  Es indescriptible poder contarles lo que fue ver a los cientos de jóvenes, adultos y niños que marcharon desde Plaza las Américas hasta el Tribunal Federal cargando velas, pancartas, pero sobre todo llevando de la mano una rabia e indignación que era palpable.  Se sentía en la piel, es parecido a eso que le llaman “la muerte chiquita”, cuando se te paran los pelos por algo que no comprendes. 

Así pasé todo ese fin de semana, hasta que llegó el martes 27 de septiembre, día del entierro.

Me asignaron cubrir la trayectoria del cortejo fúnebre desde su salida en San Juan hasta Naguabo donde sería enterrado.  Mis ojos no creían lo que veían.  El trayecto regularmente puede durar una hora, pero tardamos casi cuatro en llegar.  La caravana de carros era impresionante, no hubo paseo, puente, o esquina de carretera que no estuviera llena de gente que daban sus últimos respetos al líder del Ejercito Popular Boricua.   Los niños salían de las escuelas a tirar flores, es una imagen que nunca olvidaré, es un sentimiento que aún me llena. 

Llegando a Naguabo, ya se veían cientos de carros estacionados a la orilla del Expreso.  La gente caminaba más de una hora para llegar hasta el cementerio.  ¿Dónde se metería tanta gente? Me preguntaba.  Yo iba a la cabeza de una caravana de miles de carros, y ya Naguabo estaba repleto.  En una entrevista que pude hacerle esa tarde a Juan Mari Brás, me confirmó que no había visto tantos puertorriqueños juntos desde el entierro de Luis Muñoz Marín. 

Pude ver las muestras más genuinas de cariño, dolor y solidaridad.  Gracias a todos los que estuvieron allí.  Gracias por hacerme sentir humano una vez más.  

Esa tarde, todos volvimos a ser gente.

(Video cortesía de Youtube)


video

viernes, 18 de septiembre de 2009

ahí viene el mister con metralla....

La más reciente orden ejecutiva del Gobernador Luis Fortuño le pone los pelos de punta a cualquiera. (OE-2009-029)

El superintendente de la policía, José Figueroa Sancha, tendrá ahora el poder para activar la Guardia Nacional en caso de necesitar refuerzos.  Los medios corporativos nos quieren hacer creer que se trata de una medida para combatir el crimen, pero las intenciones ulteriores están muy claras en la primera sección de dicho documento:

"Esta movilización deberá llevarse acabo solamente cuando sea necesaria para mantener el orden público, proteger la vida,  propiedad y seguridad de los ciudadanos, y GARANTIZAR SERVICIOS  esenciales a la ciudadanía incluyendo, SIN LIMITACIÓN, servicios de transportación, seguridad, vigilancia y atención médica." (Énfasis mio)

Léase: Ayudar a los rompe huelgas... 

Lo que me aterra es que si la policía, entrenados bajo el lema de "servir y proteger", es responsable de derramar tanta sangre en las calles de mi país, ¿cómo actuarán aquellos que su entrenamiento es para asesinar?

Qué esta imagen de la huelga de la telefónica en 1998 no se olvide.. 

Esto fue el mister con macana, y por ahí viene el mister con metralla....

jueves, 17 de septiembre de 2009

Orgullo y papa al plato....

(Publicado en prensacomunitaria.com el miercoles, 16 de septiembre de 2009)

El arroz con habichuelas y salchichas por el lau’ que probé no estaban nada mal. No era un manjar de los que preparaba mi abuela, pero se dejaba comer, cosa importantísima en estos tiempos de crisis. A fin de cuentas no se trataba del sazón que le pusieran; hambre es hambre y comida es comida. Así fue como la semana pasada supe que a Puerto Rico le está tocando (re)aprender a tragar la papa y el orgullo en el mismo bocado.

Pues, contrario a lo que muchos pensamos, no solo deambulantes y 
adictos hacen la fila para la guagüita del Ejército de Salvación que reparte caritativamente platos de comida. En la Plaza del Roble en Río Piedras pude constatar que seguido de las mujeres –quienes comen primero gracias a la supervivencia de la caballerosidad- allí arriban estudiantes, trabajadores, viejos, pacientes de salud mental, desempleados, impedidos, veteranos, chiveros, chiriperos y hasta profesionales sin trabajo. En fin, personas todas que dan rostro a dos realidades muy específicas: el aumento en la desigualdad económica (fenómeno mundial) y el desbalanceado binomio escasez económica y superávit de orgullo.

Imagínese usted qué dirían sus amigos y familiares si le vieran entrar a una fila por un plato de comida de esos que ofrece el Salvation Army todos los lunes, miércoles y viernes en Río Piedras a las tres de la tarde. Al hacer este ejercicio mental me pregunto también si seremos capaces de sobrepasar la barrera que levanta nuestro orgullo mal fundado al pensar que “esto no nos puede pasar a nosotros, no podemos llegar a tanto”, como si fueramos más especiales que nadie. ¿Será que estaremos dispuestos a construirnos una nueva humildad más conciente y un orgullo más proporcionado a nuestra situación colectiva actual? ¿Será que podremos hacer las pases con nuestro país tercermundista? 

Mientras probaba la comida del plato de un conocido me di cuenta de que en esas filas se encontraban ciudadanos capaces de colocar su orgullo en un segundo plano con tal de allegarse la papa a la tripa. Se trataba de gente sin miedo a comenzar desde cero o sin temor a ser tildados de acreedores de “repúblicas bananeras” o complejos por el estilo que solo pueden ocupar la mente de blanquitos que nunca han pasado hambre. Se trataba –para resumir con una frasecita muy de moda- de gente que hace tiempo que sabe que “such is life” y así la bregan. 

En definitiva, aquellos que llegaban en carro, a pie o en bicicleta (en su mayoría hombres de entre 25 a 50 años) me enseñaron que el orgullo no nos lleva a ningún lado pues, cuanto más nos esforzamos por aparentar, por esconder con parchos la miseria del país, cuanto más estaremos nutriendo las filas hambrientas del descontento social. 

¿Que a quiénes les toca cambiar esta realidad? Creo que a todos aquellos para quienes la mesa no siempre ha estado servida. Estoy segura de que si nos lo tomamos en serio, hasta aguacates aparecen.

sábado, 12 de septiembre de 2009

Fortuño toca el violín mientras Puerto Rico arde

Cuando piensas que en Puerto Rico las cosas han alcanzado el punto más alto del ridículo, te encuentras con las expresiones del Sub Secretario de Asuntos Académicos del Departamento de Educación.  En su más reciente intento por encaminarnos por  las sendas del bien, los empresarios que gobiernan mi país han decidido prohibir clásicos de la literatura puertorriqueña del siglo XX por su contenido burdo y soez.  

Lo más que me aterra es que estos inquisidores modernos ni se han leído los textos. Dice que solo le bastó hojear tres páginas para darse cuenta del daño permanente que este tipo de lectura causará en nuestro jóvenes, futuro de Puerto Rico.  Señor Sub Secrtario, modestamente le pregunto:

1. ¿No es igual de burdo tener a los niños rezándole (perdón, reflexionando) a un Dios que su carta de presentación (léase La Biblia) acusa a la mujer de ser responsable de todos los males que padece la humanidad?

2. ¿Acaso no es más soez permitir la entrada de reclutadores militares a la escuelas para llevárselos a matar a otras guerras?

3. ¿No es más vergonzoso que el cuerpo de represión estatal le entre a golpes a los ciudadanos sin razón alguna?

Perdone mi atrevimiento al hacer estás preguntas.  Mi capacidad de crítica debe estar proporcionalmente relacionado al número de obras de autores puertorriqueños que he leído.  No podemos permitir que este mal se extienda.  Señor Chardón, avíseme cuándo será la quema de libros masiva.  Tengo varios títulos que llevaré a la hoguera.  

Entre tanto, Fortuño toca el violín mientras Puerto Rico arde!!


viernes, 11 de septiembre de 2009

Recordando a Allende


Minutos antes que los aviones golpistas bombardearan el Palacio de la Moneda en Chile aquella fatídica mañana del 11 de septiembre de 1973, el presidente electo, Salvador Allende, dice a su pueblo:

“Quizás sea ésta la última oportunidad en que me pueda dirigir a ustedes. La Fuerza Aérea ha bombardeado las torres de Radio Portales y Radio Corporación. Mis palabras no tienen amargura, sino decepción, y serán ellas el castigo moral para los que han traicionado el juramento que hicieron: Soldados de Chile, comandantes en jefe y titulares… …el almirante Merino… más el señor Mendoza, general rastrero que sólo ayer manifestara su solidaridad y lealtad al gobierno, también se ha denominado director general de Carabineros.

Ante estos hechos sólo me cabe decirle a los trabajadores: Yo no voy a renunciar. Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad del pueblo. Y les digo que tengo la certeza de que la semilla que entregáramos a la conciencia digna de miles y miles de chilenos no podrá ser segada definitivamente. Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos.

¡Trabajadores de mi Patria!: Quiero agradecerles la lealtad que siempre tuvieron, la confianza que depositaron en un hombre que sólo fue intérprete de grandes anhelos de justicia, que empeñó su palabra en que respetaría la Constitución y la ley, y así lo hizo. En este momento definitivo, el último en que yo pueda dirigirme a ustedes, espero que aprovechen la lección.
El capital foráneo, el imperialismo, unidos a la reacción, crearon el clima para que las Fuerzas Armadas rompieran su tradición: la que les señaló Schneider y que reafirmara el Comandante Araya, víctimas del mismo sector social que hoy estará en sus casas esperando, con mano ajena, reconquistar el poder para seguir defendiendo sus granjerías y sus privilegios....Seguramente Radio Magallanes será acallada y el metal tranquilo de mi voz no llegará a ustedes. No importa, la seguirán oyendo. Siempre estaré junto a ustedes. Por lo menos mi recuerdo será el de un hombre digno que fue leal con la Patria.

El pueblo debe defenderse, pero no sacrificarse. El pueblo no debe dejarse arrasar ni acribillar, pero tampoco puede humillarse.

¡Trabajadores de mi Patria!: Tengo fe en Chile y en su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo donde la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, se abrirán de nuevo las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor. ¡Viva Chile! , ¡Viva el pueblo!, ¡Vivan los trabajadores!

Éstas son mis últimas palabras, teniendo la certeza de que mi sacrificio no será en vano. Tengo la certeza de que, por lo menos, habrá una sanción moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición.”  

Desde entonces, se escribió uno de los capítulos más horrendos de la historia latinoamericana.
Como dijo el gran Pablo Milanés: "renacerá mi pueblo de su ruina, y pagarán su culpa los traidores"


video

jueves, 10 de septiembre de 2009

Nunca he confundido a Cuba con el paraíso....

Soy de letras, soy humanista y utópica (y eso no es idealista, es sentido común).  Hace unos días me tope con un ensayo de Eduardo Galeano sobre Cuba, y quisiera compartir estas letras con ustedes (este no es el escrito íntegro, sino algunos párrafos que encuentro relevantes):

Nunca he confundido a Cuba con el paraíso. ¿Por qué voy a confundirlo ahora con el infierno? Yo soy uno más entre los que creemos que se puede quererla sin mentir ni callar.  

Fidel Castro ocupa desde hace años un sistema de ecos de los monopolios de poder que impone la rutina de la obediencia  contra la energía creadora de ese partido único, verdad única, que acaba por divorciarse de la realidad.  En estos tiempos de trágica soledad que Cuba está sufriendo, el Estado omni-potente se revela omni-impotente. 

Penosa situación, sin duda; que por ser cuabana se mira con lupa. Pero, ¿quién puede tirar la primera piedra? ¿No se consideran normales, en toda América Latina los privilegios del turismo extranjero? Y, peor, ¿no se considera normal la sistemática guerra  contra los pobres, desde el mortal muro que separa a los que tienen hambre de los que tienen miedo?

La revolución cubana vive una creciente tensión entre las energías de cambio que ella contiene y sus petrificadas estructuras de poder.  Los jóvenes, y no solo los jóvenes, exigen más democracia.  No un modelo impuesto desde afuera, pre fabricado por quienes desprestigian a la democracia usándola como coartada de la injusticia social y la humillación nacional.  La expresión real, no formal, de la voluntad popular, quiere encontrar su propio camino. Desde adentro y desde abajo.